Hipertensión arterial:
una amenaza silenciosa

Bebidas vegetales

Nuestro corazón. El motor de todo lo demás.
Te pusiste a pensar alguna vez que el corazón es el propulsor necesario para que todo nuestro organismo funcione? Hoy queremos contarte acerca de una de las enfermedades más amenazantes para la salud cardíaca: la hipertensión arterial. Es el primer factor de riesgo cardiovascular, causante de mortalidad, discapacidad, ACV, infarto de miocardio, insuficiencia renal, aterosclerosis, deterioro cognitivo, etc. Incluso más que el tabaquismo! Sin embargo, no se le da la importancia que se merece: según la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial, 7 de cada 10 personas hipertensas no saben que lo son. A ponernos en acción!

Demasiada presión
Cada vez que el corazón late, bombea sangre a los vasos que la llevan a todas las partes del cuerpo. La tensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de esos vasos (arterias). Cuanto más alta es la tensión, más esfuerzo tiene que realizar el corazón para bombear. La hipertensión puede causar síntomas como dolor de cabeza o pecho, dificultad para respirar, mareos o visión borrosa. Pero no siempre es así! Por eso se la considera una “amenaza silenciosa”.

¿Cómo detectarla?
El único modo es medir la presión periódicamente. Y podés hacerlo en tu casa! Utilizá equipos digitales validados, sentate en una silla, apoyá la espalda, con los dos pies sobre el piso y sin cruzar las piernas. Apoyá el brazo sobre una superficie plana con la palma hacia abajo. Anotá el valor que arroja el medidor y hacé otro control dos minutos después. Se considera tensión arterial normal en adultos cuando es de 120 mm Hg en tensión sistólica (cuando el corazón late) y de 80 mm Hg en tensión diastólica (cuando el corazón se relaja). Si la sistólica es igual o mayor a 140 mm Hg y/o la diastólica es igual o mayor a 90 mm Hg, la tensión arterial se considera alta o elevada. Siendo entonces importante consultar a un médico.

¿Cómo podemos prevenirla?
Adoptando cinco medidas básicas en nuestra vida diaria:
• Dieta saludable: Menos sal. Menos grasas, en especial las saturadas.
Menos alcohol. Más frutas y verduras.
• Actividad física 30 minutos al día.
• Evitar el sobrepeso y la obesidad.
• Dejar de fumar.
• Gestionar el estrés de una forma saludable. Hacer yoga, meditación, fortalecer vínculos positivos, etc.



Cuidá tu corazón!



RNOS N° 402202 | RNEMP N° 1251
Obra Social de Personal de Dirección
POLITICA DE PRIVACIDAD - Registro N° 363, Ley 25.326

Obra Social MITA ©2016 | Todos los derechos reservados