Otitis y la conjuntivitis.
Consejos para prevenirlas

En verano este tipo de enfermedades se contagian con más facilidad por lo que debemos ser especialmente cuidadosos. Te contamos cómo se producen y qué podes hacer para evitarlas.

OTITIS
¿Qué es? Se produce cuando los oídos se inflaman a causa de una infección. Dependiendo de la zona afectada, el grado y el tipo de otitis varía, pero sus síntomas son siempre los mismos: una profunda y continua molestia y, en algunos casos, fiebre y supuración. Lo peligroso es que se desarrollan rápidamente y, si no se tratan correctamente, pueden generar otitis crónica.

¿Cómo evitarla? Mantener una buena higiene y evitar el contacto directo con elementos que pueden provocar una infección, como son las manos sucias. Y en esta época del año es fundamental secar bien los oídos al salir del mar o la pileta.

Tratamiento. Aunque puede desaparecer por sí sola, lo más común es que, al tratarse de una infección, sea necesaria la ingesta de antibióticos. Cuando el oído presenta una sintomatología más grave, puede llegar a precisar tratamiento quirúrgico. Lo aconsejable es que a las primeras molestias se consulte con un médico para que haga un diagnóstico correcto.

conjuntivitis
¿Qué es? Es una inflamación que afecta a la conjuntiva del ojo, la membrana que lo cubre. Existen dos tipos: la infecciosa (provocada por virus o bacterias) y la no infecciosa (generada por alergias o productos químicos). Los principales síntomas son: fuerte molestia y sensación de ardor en el ojo, enrojecimiento y lagrimeo constante.

¿Cómo evitarla? Evitar el contacto con personas infectadas, lavarse las manos con frecuencia, cambiar las fundas y sábanas periódicamente, no compartir toallas con otras personas, nadar con antiparras y no frotarse los ojos.

Tratamiento. Algunos remedios caseros, como aplicar paños mojados fríos en la zona, ayudan a calmar las primeras molestias. Pero siempre es necesario recurrir a un oftalmólogo que nos recete gotas o alguna pomada.

¡Consultá siempre a tu médico de cabecera!