Conjuntivitis
¿Cómo prevenirla?

caminar

La conjuntivitis es la inflamación de la conjuntiva, ese tejido fino y transparente que cubre el interior del párpado y la parte blanca del ojo, la cual contiene pequeños vasos sanguíneos y produce una sustancia viscosa para mantener húmeda y protegida la superficie del ojo. Cuando esta membrana mucosa se inflama, los vasos sanguíneos se hacen más grandes y visibles, lo que otorga al ojo un color rosado o rojizo, y puede provocar molestias y una mayor producción de lagañas. Estos signos de conjuntivitis pueden producirse en ambos ojos o sólo en uno de ellos. Si bien la conjuntivitis es una afección leve, es importante tomar precauciones cuando se contrae ya que la mayor parte de los casos son contagiosos.

Algunos consejos para aliviar los síntomas y prevenir su contagio:
1. Lavate con frecuencia las manos con agua tibia y jabón o con un limpiador para manos que contenga al menos un 60% de alcohol.

2. Evitá tocarte los ojos, solo lograrás extender los virus y bacterias que han causado la infección.

3. Lavate los ojos con suero fisiológico, puede reducir molestias.

4. Lavá con frecuencia la ropa de cama y toallas en agua caliente, luego lavate las manos, así eliminarás cualquier rastro de bacterias o virus, tanto de los textiles como de tu piel.

5. No compartas objetos personales con personas afectadas: toallas, sábanas, fundas de almohada, anteojos y gafas de sol.

6. Manipulá las lentes de contacto siguiendo las indicaciones de tu médico.

7. Los niños, mejor en casa. Debido al estrecho contacto que los pequeños mantienen entre sí cuando juegan o están en clase, el riesgo de propagación de la infección es muy alto.

8. Evitá la automedicación y acudí al oftalmólogo. El oftalmólogo diagnosticará el tipo de inflamación y prescribirá un tratamiento tópico con colirios antibióticos o pomadas antibacterianas, que se aplican en los ojos después de lavarlos y limpiar la secreción de los párpados con agua hervida o suero salino. Se debe acudir al oftalmólogo si el enrojecimiento del ojo empeora, aparece dolor, aumenta la sensibilidad a la luz o la visión se vuelve borrosa y no se corrige al ponerse los lentes o al parpadear de manera repetida.